octubre 07, 2005

Aplican nuevo fármaco anti-esquizofreniaen Clínica de Neurosiquiatría de Tlatelolco

Médicos de la Clínica de Especialidades de Neuropsiquiatría de Tlatelolco del ISSSTE aplican un nuevo fármaco para controlar la esquizofrenia a pacientes con trastornos delirantes alucinatorios, logrando resultados positivos en 90 por ciento de los casos, informó el doctor Javier Zambrano Ramos, médico psiquiatra y jefe de Enseñanza de la unidad.
Esta aplicación permitió reducir el número de hospitalizaciones y las recaídas, abatiendo costos familiares y sociales de los pacientes, así como los institucionales.
El fármaco Olanzapina ayuda a eliminar alucinaciones, la visión de personas o la escucha de voces inexistentes, además de disminuir la agresividad. Otro beneficio es la reducción en el número de medicamentos suministrados, ya que anteriormente se prescribían cinco tipos distintos a los enfermos.
Obviamente, los medicamentos generaban efectos secundarios como temblor distal, disquinencias, una marcha acartonada, salivación excesiva y la sensación de que la lengua se les agrandaba. También se recetaba un medicamento que les produjera sueño y redujera la ansiedad e intranquilidad, todo ello para controlar un solo cuadro.
"Con este nuevo producto se logró un avance para controlar la esquizofrenia y afectar en lo menos posible a los pacientes con otros fármacos. El uso y la experiencia del medicamento permitió reducir las cantidades y variedad de estos productos", precisó.
El también Coordinador Médico de esta clínica afirmó que el ISSSTE eroga al mes más de 2 mil 400 pesos con este medicamento, atendiendo en promedio a más de 6 mil 500 personas al año. La ventaja es que el enfermo se torna en un paciente socialmente funcional, porque mejora su calidad de vida. "Muchos quieren regresar a trabajar porque se sienten bien; su motivación no es tanto la económica, sino que quieren ser útiles a la sociedad otra vez".
Manifestó que otro de los logros con el nuevo medicamento es que también ayuda para atacar los trastornos bipolares, como son la depresión, el estrés y la tristeza, que pueden llevar a ideaciones suicidas. Al controlar el trastorno afectivo bipolar se moderaron las dosis de medicamentos, llegando incluso a cantidades mínimas. Publicado en La Crónica de hoy, el 2 de septiembre de 2005.

No hay comentarios.: